POWER OF FREE

2008

La palabra gratis ha sido utilizada por multinacionales y conglomerados para potenciar el consumo

por parte de los compradores. Es un palabra que ya no es reconocida por su significado real, sino

por una idea de intercambio.

Gratis es algo que dentro de nuestra sociedad ya no tiene el valor real, ya que suele estar dividido

en dos en el caso del famoso “2x1” o simplemente como un reclamo publicitario que hace que la

camiseta que llevemos se convierta en un cartel móvil.

En este caso he utilizado la palabra gratis para atraer a un grupo de gente que camina por la calle

comercial de Madrid, atenta a la ultima oferta o tendencia que el mercado les ofrece. En esta procesión

se ven sorprendidos por cientos de zapatos nuevos esparcidos sobre la acera como si se

tratara de un mega “Top manta”. La gente no pierde un momento y se pone a rebuscar buscando

sin cesar un modelo que les guste. Entre zapatos de mujer, hombre niño son mas de uno de los que

la gente intenta apoderarse de. Entre tanto zapato la gente pasa tiempo sin darse cuenta de que el

otro zapato del par no esta, y frustradamente se encuentran ante el dilema de tener que soltar los

elegidos y continuar su camino. En ese momento de frustración se enfrentan a un dilema que hace

que algunos no se resistan y se lleven a casa varios zapatos sin par, incluso sin saber muy bien que

harán con ellos posteriormente.

He aquí el juego que propongo. Es realmente gratis lo que ofrezco? No, mi producto esta atado a un

canon estético que se encuentra en nuestra especie desde probablemente el primer modelo de calzado.

La simetría. Un canon casi podríamos decir natural, ya que se encentra en todas las culturas,

desde tiempos inmemoriales, y sobre pasa tendencias, religiones o incluso imperios. “Mi” Gratis es

el romper esta estética que esta inscrita en lo que nuestro cerebro nos dice que es bello, o lo que es

socialmente aceptable. Solo en grupos aislados como el movimiento punk o antisistema encontramos

que el canon se rompe a favor de una necesidad de llamar la atención. Incluso cuando comparamos a

la especie humana con las hormigas, las cuales tienen sistemas de organización muy parecidos a los

humanos vemos como aun dándoles una necesidad para ellas como es la comida no se vuelven tan

“locas” por ella como lo hacemos los humanos por un simple complemento estético. He aquí el poder

del gratis.